COMETA MAGICO

BIOGRAFIAS MAGICAS

JOSEPH DUNNIGER

DUNNINGERJoseph Dunninger nació en Nueva York cerca del fin del siglo, el 28 de abril de 1892. Se inició en la magia a los cinco años aunque su familia no tenía ningún lazo en absoluto con la magia, su padre era un fabricante textil, su madre ama de casa, un hermano pintor y diseñador y el otro violinista. Sin tener en cuenta eso, su amor por el arte era cultivado por sus padres desde pequeño advirtiendo la destreza del niño en trucos simples. Completamente autodidáctico, Joseph demostró ser bastante prodigioso desde muy joven, su primera presentación se realizó cuando rondaba la edad de siete años ante un Club Masónico en Nueva York. Él se denomino como "Master Joseph Dunninger, Child Magician."

Cuando llegó a los dieciséis años, Dunninger era un mago con una envidiable reputación y se presentó durante un año en el tour de “Edén Musee” de la Ciudad de Nueva York. Incluso Dunninger era considerado como uno de los magos más prominentes de ese tiempo y él participo de una gira del espectáculo de variedades en el Circuito de Keith-Orpheum. Durante esta gira, Dunninger desarrolló el acto de lectura las mentes al público. Este tipo de acto se había presentado durante años usando los mensajes codificados verbales con un ayudante. Dunninger, como podría esperarse, lo hizo de diferente forma. Dunninger no usó a ningún ayudante. En un ejemplo de cómo venderse, Dunninger ofreció $10,000 a cualquiera que pudiera demostrar que él usaba compadres o ayudantes de cualquier tipo. Dunninger dijo mas adelante en muchas ocasiones que levantaría la oferta a $100,000, porque nadie podría probarlo; pues él no necesitaba ayuda para leer los pensamientos. Con semejante acto, y semejante desafío, Dunninger muy pronto encabezó el circuito y fue muy solicitado para actuaciones privadas. A los diecisiete años, Dunninger fue invitado a presentar su acto en la casa de Theodore Roosevelt y en la casa de Thomas Edison. Ambos personajes eran admiradores del trabajo de Dunninger y del misticismo en general.

Dunninger era una tormenta para el mundo mágico a estas alturas. Su habilidad de leer pensamientos asombró a Harry Houdini y Howard Thurston, quienes pasaron mucho tiempo y esfuerzo en la búsqueda del secreto de la proeza mental de Dunninger. Inspirado por Houdini y otros, Dunninger tomó parte en la guerra de descubrir a los falsos médium y mentalistas fraudulentos. Lejos de ser un entretenimiento éstos timadores se ganaban la vida realizando falsos contactos con el mundo espiritual y haciendo comunicar a los muertos con sus familiares, a los que les robaban su dinero. En conjunto con Scientific American magazine y la Universal Council for Psychic Research, revista americana y grupo de Psíquicos, Dunninger ofreció $10.000 a cualquier médium que pudiera reproducir por medios psíquicos o sobrenaturales fenómenos físicos que él no pudiera reproducir. Dunninger también ofreció $10.000 a cualquiera que, con la ayuda de “los espíritus”, pudiera descubrir el secreto de los mensajes codificados, apoyado por Harry Houdini y Thomas Edison. Además, ofreció otros $10.000 a cualquiera que presentara a un fantasma real. Los desafíos eran parte del acto de Dunninger. Sus desafíos y sus pruebas lo llevaron a ser el más popular. Con estos antecedentes el espectáculo de variedades recorrió la DUNNINGERzona rural, pronto creció y dio trabajo a cincuenta actores, obreros, y ayudantes. Este nuevo show, el más grande y más poderoso que Dunninger hubiere presentado, le dio la fama del mago que había inventado más ilusiones y aparatos que cualquier otro. Dunninger salió de gira por el mundo. Él leyó los pensamientos de reyes y príncipes, papas y presidentes.

Pero su fama crecería a alturas asombrosas con la aparición de la radio. Cuando la radio comercial empezó, Dunninger fue el primer artista pago en salir al aire. En una ocasión, Dunninger demostró la hipnosis por radio. Él presento una obra en la radio como un detective psíquico. No tuvo el eco popular como cuando volvió a su especialidad de lectura del pensamiento, hasta que se presentó como el Maestro de la Mente el 12 de septiembre de 1943, Dunninger fue primero en la transmisión, obteniendo un éxito sin par, sus seguidores inundaron las oficinas con cartas y los boletos del show se agotaron. Cuando la televisión empezó, Dunninger estaba allí. Él alteró su acto para encajar en el formato de un programa de televisión. Increíblemente, su serie aparecía en todas las redes en momentos diferentes. En los años cuarenta, una votación mostró que su voz era más reconocible que la del Presidente. Además de las presentaciones en la radio y los programas de televisión, Dunninger cimentó su fama y popularidad apoyándose en otras figuras como Lucille Ball y Milton Berle, y siendo invitado de lujo en los programas de Steve Allen y Johnny Carson. 

Su inteligencia en venderse y su popularidad creciente lo llevó a aparecer en revistas como Time, Life, Look, Reader's Digest, Vanity Fair, Science and Invention, True Detective, and Sphinx. Sus artículos tenían como respuesta miles de cartas de lectores y sus libros eran best sellers en pocas semanas. Sus actos se caracterizaron por presentarse delante de una silla o taburete con nada mas que papel y lápiz, y leer nombres, números o iniciales que el público le proponía. Dunninger deletrearía los nombres, el numero del seguro social, o números de serie de los billetes de dólar. Él revelaría frases escritas por un espectador palabra por palabra. Él normalmente concluía la lectura de la mente preguntando: “¿la palabra que esta usted pensando es asombro? ¿Es en referencia a mí?, Muchas gracias.” Dunninger consideraba que el mentalista se encontraba a medio camino entre un magos y un médium. “Algunos mentalistas,” decía, “confían en métodos mágicos mientras otros intentan pruebas reales con ESP. Sin embargo con el péndulo un mentalista capaz obtendrá resultados que un mago forzaría. Dunninger sólo se exigía un 90% de exactitud. Murió el 9 de marzo de 1975 en Cliffside Park, New Jersey, USA a causa del Parkinsons.

Colaboración de James

 

CometaMagico®
Contacto: Para cualquier problema técnico comunícate por e-mail con el Webmaster. Si deseas dar tu opinión o ponerte en contacto con la Redacción dirígete a Cometa Mágico
© 2001 Ted White & Claudine Productions. All Rights Reserved. No portion of cometamagico.com.ar  may be reproduced without the express written permission of www.cometamagico.com.ar is part of Ted White & Claudine Productions. Cometa Mágico is produced by Ted White & Claudine Productions.