CUALES SON LOS EFECTOS DEL AYUNO

DURANTE EL AYUNO
SINTOMAS DE LA DESINTOXICACION

Los efectos más notables dependerán del tiempo que dure tu ayuno, y del descanso que practiques durante el mismo. Los síntomas son similares de una persona a otra los dos o tres primeros días. Debido al efecto profundamente purificador de este procedimiento, las toxinas son extraídas de los tejidos y llevadas al torrente sanguíneo para ser expulsadas del cuerpo. Durante esos períodos, puede sentirse:

  • debilidad física
  • mareos
  • dolores leves de cabeza

Esto es hasta que la glucemia (cantidad de glucosa --azúcar-- en la sangre) se estabiliza.

Tales intervalos de malestar suelen ser breves. La mejor manera de eliminarlos será mediante el descanso completo, permaneciendo acostado, convenientemente abrigado el cuerpo para sentirse comodo, permitiendo pasivamente que el proceso regenerador y rejuvenecedor del ayuno se lleve a cabo.

Aquellos que han realizado ayunos previos y realimentaciones con comida "limpia", no notan casi molestias, sino que por el contrario, se sienten plenos de energía, vigor y entusiasmo. No se encuentran tan infiltrados de toxinas y tejidos anormales.

Cuanto peor te sientas durante el ayuno de un día, es porque más lo necesitas.

Durante casi todos los períodos de ayuno alternan intervalos de fatiga con períodos de abundante energía. Corresponden a los ritmos de toxinas que penetran a la sangre y salen de ella para eliminarse a través de la piel, orina e intestinos, así como a los cambios hormonales y del metabolismo.

El ayunador principiante, carente de experiencia, es asaltado a menudo por pensamientos de alarma y desconfianza acerca de lo que está haciendo. En realidad, hay momentos en que uno se siente débil, con malestar general. Al ponerse de pie puede marearse y duda que el ayuno le haga bien a él o ella específicamente.

De ahí la conveniencia de comenzar por ayunos cortos, de un día, primero parciales, luego completos, y al ver los resultados, el ayunador se ira entusiasmando a emprender ayunos de tres, cinco o más días, soportando tranquilamente los malestares iniciales.

Es después del ayuno, durante los días y semanas siguientes, de la realimentación, que se cosechan los beneficios: enfermedades "crónicas" que desaparecen. Los obesos adelgazan al perder su ansiedad oral y los delgados recuperan el apetito, normalizando su peso. Los estudiantes adquieren coraje y lucidez para estudiar, se acometen con energía los trabajos pendientes y atrasados, es fácil dominar la eyaculación precoz, la potencia sexual se acrecienta sorprendentemente aún a edades avanzadas y la frigidez se desvanece como por arte de magia... Porque en verdad, el ayuno ha sido una enseñanza y una práctica milenaria.


ENLACE PATROCINADO
ESTA ES LA CLAVE PARA EL EXITO

Al abandonar incorrectamente un ayuno, se puede perder una parte del bien que se hizo al cuerpo con este profundo método.

Un ayuno, ya sea de un día o más prolongado, ha de abandonarse de la siguiente forma:

Por la noche del último día es conveniente beber un vaso mitad agua mineral y mitad jugo de fruta fresca, recién exprimido. Naranjas, pomelos, limones, y si tienes juguera, manzanas, ciruelas u otras frutas de estación sin la fibra (COLADOS). Algunos opinan que no es conveniente mezclar frutas dulces con ácidas. Espera media hora o una hora. Lo más probable es que al cabo de ese tiempo sientas un fuerte apetito. Tal vez apetezcas algo sólido.

Es el momento, con calma y serenidad, de saborear, masticando lentamente UNA O DOS UNIDADES DE FRUTA DE TIPO DULCE: manzanas, peras, duraznos, sólo una o dos, NADA MÁS.

Luego de varios días sin comer, un simple plato de arroz o una ensalada resultan un verdadero manjar. Mahatma Gandhi comentó acerca de su primer jugo de naranja diluido con agua luego de uno de sus numerosos ayunos que había sido "un verdadero festín".

Tu próxima comida, una o dos horas después del jugo y de las frutas, puede consistir en una taza de arroz hervido, o una pequeña fuente con ensalada fresca.

NO TE TIENTES A CONTINUAR COMIENDO, SINO QUE RELAJATE.

Tampoco es adecuado levantarse de madrugada a "picar". Algunos se facilitan esa primera noche previendo que la heladera y despensa estén vacías. De todos modos, aguarda el día para el desayuno. Las jornadas siguientes son ideales para trabajos y paseos, de manera que te encuentres muy entretenido para no estar comiendo fuera de horas, continuamente, lo cual te haria mal.

LOS DOS O TRES DÍAS SIGUIENTES A UN AYUNO HAN DE CONSUMIRSE COMIDAS MUY LIVIANAS, NUTRITIVAS Y FÁCILES DE DIGERIR, EN CANTIDADES PEQUEÑAS O MUY MODERADAS.

Para su almuerzo y cena del primer día, come tan estrictamente de acuerdo como puedas con el principio de la alimentación natural, cuidándote de todo lo "pesado". No comas queso, ni tomes leche, ni lácteos, tampoco huevos, salvo la clara cocida y rallada y, por supuesto, nada de carnes, ni siquiera pescado ni mariscos.

Sería conveniente que la cena del primer día posterior consistiese en una pequeña cantidad de legumbres frescas cocidas. También puedes comer 30 a 50 gramos de nueces o almendras (no comas maníes por mucho tiempo.) Una pequeña cantidad de yogur natural (2 o 3 cucharadas) es aconsejable el primer o segundo día para repoblar y mejorar la flora intestinal. Come galletas de arroz, manzanas asadas o hervidas sin la cáscara, sopa de verduras, y arroz integral hervido con una cucharada de salsa de soja.

El período de ayuno corresponde a cuando la esponja es exprimida y las materias impuras quedan eliminadas de sus profundos huecos. La introducción de alimentos en el cuerpo después del ayuno equivale al agua fresca y limpia que absorbe la esponja, después de exprimirla.

Si exprimimos el agua sucia que contenga la esponja, sustituyéndola por agua limpia un número suficiente de veces, llegaremos a tener la esponja completamente limpia en todas sus partes. Eso es lo que hace con nuestro cuerpo el ayuno y, por lo mismo, es necesario surtirlo de alimentos descontaminados, nutritivos y purificadores, después de cualquier ayuno, y así lograremos nuestro objetivo.

LO MÁS DIFÍCIL LUEGO DE UN AYUNO ES CONFORMARSE CON PEQUEÑAS CANTIDADES O PORCIONES DE ALIMENTOS, EVITANDO LA TENTACIÓN A CONTINUAR COMIENDO, Y CAYENDO EN EL "ATRACÓN".

Un "ATRACÓN" luego de un ayuno no lo hace fracasar, pero producirá un gran malestar, tal vez vómitos, y reducirá los efectos curativos que se persiguen al ayunar.

Es conveniente respetar la regla de por lo menos dos días de alimentación naturista, vegetariana e integral por cada día de ayuno. Pero normalmente, luego de uno o dos días de ayuno, ya se recuperan los instintos, y la persona siente rechazo hacia las carnes rojas, embutidos, fiambres y otras "comidas chatarras".


ENLACE PATROCINADO
UNA PRACTICA QUE SANARA TU CUERPO

Es una antigua práctica, y quienes la llevan a cabo saben muy bien los enormes beneficios que les ha reportado. Consiste en ayunar un día completo, con los ciclos lunares. Si permaneces atento a los mensajes de tu cuerpo sentirás un día en que lo necesitas, y aunque no comas, no tendrás apetito.

Tratándose de un período tan corto, no es necesario dejar de trabajar, más aún, un día de trabajo y ocupaciones intensas es ideal para realizarlo, porque al estar entretenido y distraído, las horas pasarán rápido y no será necesario emplear tanta fuerza de voluntad. Algunas personas ayunan un día por semana, con lo cual mantienen naturalmente normalizados su peso y su salud, tanto física como mental. Si realizas estos ayunos de forma consetudinaria, tu cuerpo comenzara a sentir los beneficios de la desintoxicacion en un par de meses.

Se puede empezar por el ayuno basado en frutas, siguiendo con el ayuno basado en jugos, para finalmente emprender conscientemente el ayuno completo y comenzar con la dieta de la luna.

SANAR EL CUERPO, LA MENTE Y EL ESPIRITU

Además de purificar, curar y rejuvenecer, haciendo al cuerpo más resistente a las enfermedades, el ayuno produce efectos más profundos en el plano psíquico, otorgando un gran dinamismo y, sobre todo, una nueva percepción de la vida, más alegre, más entusiasta.

Se suele tomar conciencia de nuestro verdadero lugar y misión en la vida, de nuestra interdependencia en la naturaleza con los incontables seres vivos de la Biosfera. Todos los sabios y guías espirituales han practicado ayunos regularmente, y por lo menos uno de ellos muy prolongado. También han recomendado su práctica. Jesús, Buda, Mahoma, Moisés, los ilustres Sabios de India, Japón y China... todos lo han practicado, y luego enseñado. ¿Casualidad?

CONSEJOS PARA EL AYUNO DE UN DIA

Suponiendo que deseas ayunar por un día completo, por ejemplo, un sábado. He aquí lo que te sugerimos: la noche del viernes toma una cena liviana como se indicó antes. Después, no tomes más nada durante toda la noche del viernes y acuéstate. Procura mantenerte ocupado todo el día sábado, con alguna excursión, paseos, lecturas o tareas livianas del hogar. El sábado por la noche toma un jugo de frutas, mitad agua mineral y mitad jugo, y más tarde un plato de arroz o una pequeña ensalada. Luego acuéstate, y el domingo y lunes come poco, liviano y alimentos naturales, vegetarianos, limpios y sanos. Esta es la manera de proceder para comenzar a beneficiarse de la antigua costumbre enseñada por los sabios desde tiempos remotos: EL AYUNO DE UN DÍA.

Bibliografía
Dres. Hernán Artucio, Humberto Correa, Norma Mazza, María Recarte: Medicina Intensiva Tomo II Cap. 27 (Dres. Juan Carlos Baggattini, Luis Alberto Nin Alvarez y Hugo Bertullo) Metabolismo de las Proteínas, cambios metabólicos en el ayuno y la injuria - Cambios metabólicos en el ayuno breve no complicado - Cambios metabólicos en el ayuno prolongado no complicado. Maria Buchinger: El ayuno terapéutico, Editorial Integral 1998.