COMETA MAGICO

DIA DEL BESO

:: SIGNIFICADO :: Como Besar :: Beso Francés :: Pensamientos
:: Home :: Curiosidades :: Celebraciones :: Beso zodiacal

 

El beso es el primer contacto con nuestra nueva pareja. Y ese primer contacto puede llegar a ser tan importante como para decidir basándonos en él si tendrá lugar una segunda cita o no. Quizás sean las mujeres las que más importancia le den a ese primer beso.

El primer beso puede ser bastante preocupante para personas muy tímidas, que temen en extremo ser rechazadas. Para ellos un consejillo: Si quieres estar seguro que tu beso será correspondido, Toma una mano de tu nueva pareja y colócala entre las tuyas. Si la retira, espera a una mejor ocasión. Pero si el/ella permite este contacto durante unos minutos e incluso coloca su otra mano libre sobre las tuyas, lánzate a por ese beso. Muchas personas, sobre los más jóvenes (y pasionales), confunden la acción de besar con la de pegar sellos: puro ejercicio lingüístico. Nada más lejos de la realidad.

El beso es todo sentimiento, y besamos de forma totalmente intuitiva, ya que no es asignatura en el instituto. Pero dentro de esa intuición, hay ciertas pautas lógicas que debemos tener en cuenta, por ejemplo:

Si estáis en un lugar público, evita emitir sonidos. No es muy agradable ir al cine y escuchar los sorbetones de la pareja de al lado.

Cuida tu aliento. Sobre todo si uno de los dos fuma el beso puede resultar como pegarle un lametón a un cenicero.

Si los dos usáis gafas, quítatelas antes de besar a tu pareja.

Y siempre, siempre, traga saliva antes de besar "con lengua". Los besos húmedos están muy bien, pero chorreando no le gusta a nadie.

Y ahora pasemos a los diferentes tipos de besos. Dejaremos, por supuesto, a un lado los besitos esos que damos por compromiso a la familia y conocidos, y que hacen más ruido que otra cosa. Esos no cuentan.

Los besos "sin lengua"

Son los más sensuales. Pero no debéis limitaros al "muac" labios contra labios. Jugad con ellos. Atrapa uno de los dos tu pareja con los tuyos. Besa sus comisuras. Extiéndete por toda su cara, sus mejillas, su frente, sus párpados... Roza sus labios con la punta de tu lengua (sin llegar a introducirla en su boca) entre beso y beso.

Los besos "con lengua"

Comportan una mayor carga sexual. Si están bien dados, claro. En caso contrario, casi  revuelven el estómago y ya sabemos con quién no volver a salir en la vida. Porque no consisten en "meter la lengua hasta la garganta", como muchos creen. También deberás tener en cuenta que tal vez a tu pareja le guste respirar de vez en cuando, así que no debemos agobiar con besos demasiado largos y profundos.

Cuando beses "con lengua" comienza introduciendo la punta de tu lengua suavemente en su boca para acariciar con ella la lengua de tu pareja. Juguetea dentro de su boca. Acaricia sus dientes, su paladar, explora su boca. Pero permitiendo que tu pareja también juegue en la tuya.

Lo mejor es alternar los dos tipos de besos para que resulte sensual y sexual al mismo tiempo.

Los besos pueden ser considerados una señal de amor, así que no olvides besar a tu pareja con la mayor frecuencia posible.

LEYENDA DEL BESO

Corría el siglo XIX cuando una parte del ejercito francés invade la histórica ciudad de Toledo. El suntuoso Alcázar fue tomado irrespetuosamente por las tropas invasoras. Cientos de dragones entraron en la ciudad, arrogantes y fornidos, provocando temor en el pueblo. Los oficiales del ejercito francés, que a juzgar por los actos de vandalismo con que dejaron en Toledo una triste y perdurable memoria de su ocupación, tenían de todo menos algo bohemio. En esa época ocurrió la historia que les relataré.

Entre los franceses era costumbre tomar el sol y charlar un rato, sobre sus proezas. Ya entrada la noche se dedicaban a la vida ligera para luego ir a reposar. En la Catedral de Toledo los canónigos tenían el laudable propósito de no permitirles el descanso, par lo cual el campanario cumplía con su repiqueteo el objetivo de molestarlos. Un capitán disgustado fue acompañado por algunos soldados a terminar con aquella molesta campana. Pero algo extraordinario sucedió, a la dudosa luz de la luna que entraba en el templo, por el estrecho ajimes del muro de la Capilla Mayor, vieron a una mujer arrodillada junto al altar. Los oficiales se miraron entre si con expresión entre asombrada e incrédula. El capitán sin atender a la visión, continuó su camino. no podían figurarse nada semejante a aquella nocturna y fantástica visión que se dibujaba confusamente en la penumbra de la capilla, como esas vírgenes pintadas en los vitrales.  Su rostro ovalado en donde se veía impreso el sello de una leve y espiritual demacración, sus armoniosas facciones llenas de una suave y melancólica dulzura, su intensa palidez, las purísimas líneas de su contorno esbelto, su ademán reposado y noble, su traje blanco flotante, habían quedado grabadas en la memoria del capitán como la de la mujer soñada desde niño. Una sensación de remordimiento por no haberse acercado o hablado aquejaba al capitán y no le permitía conciliar el sueño, una vez que había retornado a sus aposentos. 

La noche siguiente los soldados habían decidido homenajear a su capitán por su temple y valor, con una reunión en la posada que estaba ubicada frente a la catedral. El conjunto militar emprendía su camino hacia la fiesta cuando al pasar por la catedral, el capitán descubre nuevamente la figura de la doncella. Como enloquecido por una pasión incontrolable corrió hacia el jardín de la catedral. Sus hombres lo siguieron y grande fue la sorpresa de todos, cuando el oficial le comenta que había encontrado a la dama de sus pensamientos y que no había exagerado su belleza. La exclamación de asombro se escapo involuntariamente de todos los labios cuando vieron en el fondo de un arco sepulcral revestido de mármoles negros, arrodillada delante de un reclinatorio, con las manos juntas y la cara vuelta hacia el altar la imagen de una mujer tan bella que jamás salió otra igual de manos de un escultor ni el deseo pudo pintarla en la fantasía más soberanamente hermosa. -No es un Ángel!- Exclamó el capitán. -Lastima que sea de mármol- Añadió otro oficial. 

No hay duda que hallarse junto a una mujer de este calibre es lo suficiente para no pegar los ojos en toda la noche. -¿No sabéis quien es ella?- Pregunto el capitán.  Uno de los oficiales alardeando de su latín, intenta descifrar la inscripción de la tumba. Pertenece a doña Elvira de Castilla, esposa de un gran capitán a quien mejor no recordar. Todo el grupo nuevamente emprende camino hacia la fiesta que se anima con brindis frecuentes y numerosos de espumosa champaña. Luego de muchas canciones, carcajadas y aplausos el capitán sigue bebiendo en silencio, como desesperado y sin apartar los ojos de la estatua de doña Elvira. Finalmente la embriaguez parece darle coraje y comienza a ver transformaciones de la estatua en una mujer real. Veía que las mejillas se coloreaban como si se ruborizara por él. Con la botellas en la mano, los oficiales siguieron al capitán en su demente carrera hacia la estatua. -Brindo por el Emperador-  gritaba el capitán, y acercándose hacia la estatua del guerrero arrodillado junto a doña Elvira dice - y brindo por sus armas, que tiene guardada cuando vengo a cortejar a su mujer-. Prosiguió hablándole a la estatua del guerrero, con una sonrisa estúpida propia de la embriaguez, -te admiro como un amigo paciente, y también por ser generoso-, acercándose una copa a sus labios y después de humedecerlos con licor arrojó el resto a la cara de la estatua del guerrero, goteando por las barbas de mármol y cayendo sobre la tumba. Los jóvenes acogieron con grandes carcajadas la ocurrencia de su borracho capitán. El oficial continuó bebiendo y fijando sus ojos en la imagen de doña Elvira, prosiguió con una exaltación creciente -¡Miradla!..., ¿no veis esos cambiantes rojos de sus carnes?...- -¿no parece que por debajo de esa ligera epidermis azulada y suave de alabastro, se esconde una pasión?...- - ¿Queréis la vida? yo te la daré con el ardor de mis besos-. el capitán sentía como real esa orgía que corría por su cabeza, un fuego que corre por sus venas como lava de un volcán con los vapores etílicos, trastornaban su cerebro, y le hacia ver visiones extrañas. Esta mujer blanca , hermosa y fría como una mujer de piedra me incita con su fantástica hermosura a a que mis labios le den el tesoro de mi amor solo un beso tuyo podrá calmar el ardor que me consume. 

-Capitán- exclamaron los oficiales al verlo dirigirse hacia la estatua con la vista extraviada y con pasos inseguros, -que locura vais a hacer, basta de bromas y dejad en paz a los muertos-. El capitán no oyó las palabras de sus amigos, y tambaleándose como pudo, llegó a la tumba y aproximándose a la estatua de doña Elvira, resonó un grito de horror en el templo. Arrojando sangre por los ojos, boca y nariz, había caído desplomado y con la cara deshecha al pie del sepulcro. Los oficiales mudos y espantados, ni se atrevían a dar un paso para prestarle socorro. en el momento en que su camarada intentó acercar sus labios ardientes a los de doña Elvira, habían visto al inmóvil guerrero levantar la mano y derribarle con una espantosa bofetada de su guante de piedra.

De autor anónimo inspirada en las leyendas de Becquer

 

< VER MAS CELEBRACIONES >

 




CometaMagico®
Contacto: Para cualquier problema técnico comunícate por e-mail con el Webmaster. Si deseas dar tu opinión o ponerte en contacto con la Redacción dirígete a Cometa Mágico
© 2001 Ted White & Claudine Productions. All Rights Reserved. No portion of cometamagico.com.ar  may be reproduced without the express written permission of www.cometamagico.com.ar is part of Ted White & Claudine Productions. Cometa Mágico is produced by Ted White & Claudine Productions.